Búsqueda en los contenidos de la web
Codopa
Valle del Cauca en Colombia

'Mi regreso a Colombia ha sido lamentable, mortificante y tortuoso'

 Compartir
Entrevista a Oscar Javier Programa de Derechos Humanos Colombia 2020

A pesar del Acuerdo de Paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016, el conflicto interno del país, que dura ya más de 50 años, sigue arrastrando numerosas víctimas y se siguen produciendo diariamente múltiples violaciones de derechos humanos.

Desde el año 2001 el Programa Asturiano de Atención a Víctimas de la Violencia en Colombia (PAV), premiado en 2020 por el Ayuntamiento de Grado por su servicio de atención psicosocial, ha acogido en total a 125 personas y se han realizado 16 visitas de verificación del estado de los derechos humanos en dicho país.

Justo en 2020 se cumplió el vigésimo aniversario del PAV, que ofrece refugio temporal de seis meses a defensores/as de los derechos humanos y de los acuerdos de paz en Colombia que sufren amenazas de muerte y/o que han sobrevivido a atentados. Tan sólo en 2020 se estima que cada semana fueron asesinadas seis personas.

En 2020 llegaron a tierras asturianas cinco personas (una mujer y cuatro hombres). Entre ellos, está öscar Javier, que por razones de seguridad no desea revelar más información personal. Javier tiene 47 años, es administrador de empresas en la segunda ciudad más importante del Valle del Cauca y fue acogido en Gijón durante el segundo semestre del año pasado.

 

1. ¿Cómo describe la situación de los derechos humanos en su región?

Existe una clara violación de los derechos humanos en la región como en el estado colombiano fomentada por los intereses de las organizaciones ilegales en el lucro, por medio del narcotráfico, lo que conlleva a que para lograr este fin se realicen masacres, asesinatos selectivos, desplazamientos internos de población, lo que a su vez genera otro tipo de conflictos por la migración constante a la que se ven sometidas comunidades enteras, que de igual forma sufren el despojo de sus tierras para el cultivo de las plantas de coca y marihuana.

2. ¿Ha solicitado refugio en otras ocasiones?

Nunca, no estuvo entre mis planes la solicitud de asilo para poder mantener mis derechos básicos fundamentales a salvo.

3. ¿Cuál fue el motivo por el que pidió refugio en Asturias?

La actualidad sindical en el país está totalmente satanizada, y se trata de imponer un toque de inmoralidad a la exigencia de los derechos laborales que día a día son violados e irrespetados por compañías nacionales y trasnacionales que conllevan a que nuestra actividad pase a ser ante la sociedad un factor de riesgo, en la cual se hace entender que el fin, en la exigencia de derechos laborales, es acabar con las compañías o empresas. De igual manera la realización de las actividades laborales con compromiso y ética hace que las organizaciones criminales (guerrilla, paramilitares, bandas criminales y disidencias) interpreten el desarrollo correcto y a cabalidad de la función laboral como un obstáculo en su cadena de distribución y suministro global del narcotráfico, declarando como objetivos de alto valor a estas personas (el cual es mi caso).

4. ¿Qué valora más del programa de acogida?

Lo que más valoro es la fraternidad, el trato y el valor como ser humano que se recibe de los/as españoles/as y en especial del pueblo asturiano, que dada su gran vocación, lucha, resistencia y respeto por los valores morales e integrales del ser humano aportan a la estabilidad emocional de quienes somos acogidos en el programa.

5. ¿En qué cree que podría mejorarse?

Fortaleciendo un poco el programa de atención psicológica y social que de manera magistral han incluido dentro del programa.

7. ¿Cómo fue su día a día en tierras asturianas? ¿Echa algo en falta?

Revitalizantes, asombrosos, fortalecientes y maravillosos fueron los días, la calidez de los/as asturianos/as, no propia de los/as europeos/as, y el don de entrega por ayudar al desvalido y pelear las justas causas siempre fueron motivo para sentirse cómodo y a gusto en esa bella tierra asturiana, que en conjunto con su bella geografía crean el ambiente para reconfortar el pensamiento y el espíritu. Echo en falta esas tardes de caminata por un cafetín a la orilla del mar y no menos importante esa rica y gustosa comida que a cualquiera ha de gustar, he de manifestar que soy totalmente fan del cachopo.

8. ¿Cómo se vio afectada su acogida por la pandemia?

Bastante, limitó en muchas ocasiones la expansión del conocimiento y del aprendizaje, así como la promulgación de mis vivencias ya que no fue fácil conseguir los escenarios (por temas de pandemia) en los cuales se pudiera participar para denunciar las violaciones de derechos humanos que padecemos.

9. ¿En qué sentido cambió su situación en los meses de acogida en España?

En esencia aportó tranquilidad, seguridad y sentimientos de fraternidad perdidos por las situaciones vividas por las personas beneficiarias del programa

10. Este programa de protección internacional, que cuenta con el apoyo de los ministerios de Exteriores y de Trabajo-Migración, también se lleva a cabo en otras comunidades como Cataluña, Valencia o País Vasco, ¿cómo fue la comunicación con el resto de las personas acogidas?

Casi nula, lamentablemente los temas de pandemia no permitieron que hubiese socialización, lo que llevó a que no pudiéramos compartir experiencias ni vivencias, así como tampoco permitió que conociéramos la finalidad de cada uno de los programas.

11. ¿Cómo ha sido su regreso a Colombia?

Lamentable, mortificante y tortuoso, así ha sido mi regreso, dada la situación que se vive en la ciudad y región en la que estoy, por las afectaciones de seguridad y los ataques a la población que se están padeciendo por parte de los actores armados para obtener el control del narcotráfico, lo que ha causado guerras internas teniendo como costo muertes y desplazamientos internos.

12. ¿Qué medidas adicionales se tomaron para garantizar su seguridad a su regreso?

Ninguna, la empresa para la que laboro, así como el estado colombiano no propendieron medida alguna para garantizar mi seguridad, abandonándome a mi suerte y cuidado, temiendo día a día por lo que me pueda ocurrir.

Colaboración Colombia-Asturias

El PAV cuenta con el apoyo de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo y de Protec Defenders Europa. En el mismo participan la Coordinadora Asturiana de ONGD (CODOPA), las asociaciones Soldepaz Pachakuti (como administradora del programa), Amnistía Internacional, Asamblea Moza Asturiana (AMA), Ecologistas en Acción, Comité de Solidaridad con la Causa Árabe, Ingeniería Sin Fronteras, Comité Español de Ayuda al Refugiado (CEAR), el Consejo de la Juventud del Principado de Asturias (CMPA), el Comité de Solidaridad con América Latina (COSAL) y los sindicatos CCOO, UGT, CSI y SUATEA.

Las contrapartes colombianas que ejecutan el programa en terreno y que se encargan de la selección de las personas acogidas está compuesta por el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos en Colombia (CPDH), DDHH/CUT ANDAS, CAJAR, la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos (FCSPP), la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (FENSUAGRO/CUT), la organización Coordinador Nacional Agrario de Colombia (CNA), la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) y el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE).

Para obtener más información sobre el programa puedes descargarte el informe “20 años defendiendo la vida: Evaluación del impacto psicosocial del Programa Asturiano de Atención a Víctimas de la Violencia en Colombia (PAV) en su XX Aniversario”.

  • Compartir:

Colaboramos con

Con el apoyo de

Logo Gijón

Ayuntamiento de Gijón

Oficina

C/ Velasquita Giráldez, 1 - Bajo
33008 Oviedo
Asturias
Tel. y Fax: 985 20 37 48
info@codopa.org

SECRETARÍA TÉCNICA

Ana Suárez
secretariatecnica_arroba_codopa.org
Tel. 985 203 748

COORDINACIÓN

Náyade L. Coto
actividades_arroba_codopa.org
Tel. 985 203 748

COMUNICACIÓN

comunicacion_arroba_codopa.org
Tel. 985 203 748 / 665 793 201

Redes sociales